7 CONSEJOS PARA MANTENIMIENTO DE MOTOR DIÉSEL

en
Categorías Consejos GF Neumáticos, Mantenimiento

Los motores diésel son grandes aliados en la industria automotriz. Tienen un excelente rendimiento de combustible, menor desgaste, más durabilidad, son ideales para trabajos pesados, generan menos contaminantes al funcionar, entre otras características y beneficios. Y, para mantener la funcionalidad y eficiencia, el mantenimiento es clave.

Hoy te daremos siete consejos para que el cuidado y mantenimiento de motores diésel con los que prevendrán reparaciones costosas y pérdidas de productividad. ¡Comencemos!

NO CONDUCIR CON EL TANQUE DE COMBUSTIBLE VACÍO

Uno de los errores más frecuentes de los conductores en general, es conducir con el tanque de combustible vacío. Sin embargo, en el caso de los motores diésel, los componentes suelen ensuciarse con grasa, tierra y otros contaminantes que se adhieren al fondo del tanque y, al vaciarse el depósito, es más fácil que lleguen al sistema de alimentación y causen desperfectos graves que deriven en reparaciones costosas ya que la bomba de combustible puede succionar sedimentos desde el tanque y enviarlo al motor.

tanque de motor diesel vacío

Además, conducir con el nivel de combustible mayor al 25% de su capacidad ayuda a cuidar al motor y a hacer más eficiente el consumo de diésel, mantener en buenas condiciones la bomba de combustible, evitar el bloqueo de las líneas de combustible y prevenir situaciones de riesgo al quedarse sin combustible.

VIGILAR LAS REVOLUCIONES POR MINUTO DEL MOTOR

Recuerda que el motor diésel es muy diferente al de gasolina, y las revoluciones por minuto (RPM) son de gran importancia al mantener el motor en buenas condiciones. Por ello, al acelerar desde cero es importante hacerlo en primera velocidad y no circular por debajo de dos mil RPM ya que esto provoca un sobreesfuerzo del motor, así como la generación de un exceso de carbonilla por la válvula EGR. A largo plazo, esto reduce la vida útil del motor.

Si tienes una flotilla de vehículos, y conductores que los operan, debes capacitarlos y recordarles la importancia de conducir a una velocidad adecuada para evitar el daño del motor diésel.

REEMPLAZA LOS FILTROS

Tanto el filtro de combustible como el de aceite son indispensables para que el diésel y el lubricante se mantengan en óptimas condiciones, que no ingresen contaminantes, cenizas o residuos de metal al motor. En el caso del filtro de aceite, este se cambia junto con el aceite para evitar la contaminación del nuevo lubricante; por su parte, el filtro de combustible debe ser limpiado con frecuencia y ser reemplazado como máximo cada 60 mil kilómetros.

CUIDADO AL RECARGAR DIÉSEL

En muchas ocasiones, cuando vamos a recargar combustible podemos ver que están rellenando los depósitos en la gasolinera y es importante saber que la presión de la bomba que llevan las pipas de combustible provoca que las impurezas almacenadas en el tanque, y en la propia pipa, se revuelvan y eleven, por lo que quedan en suspensión y pueden ingresar a los vehículos que son recargados. Así que procura esperar un poco si notas que están llenando los depósitos en la gasolinera.

carga de motor diesel

NO APAGUES EL VEHÍCULO INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE UN VIAJE LARGO

Los vehículos diésel trabajan a temperaturas muy elevadas, y después de viajes largos es importante permanecer al menos un minuto con el pie en el freno antes de apagar el vehículo para evitar que se queme el aceite que se encuentra en la turbina, ya que esta práctica sencilla puede provocar un daño severo al turbo, con un elevado costo de reparación.

PROGRAMA LOS MANTENIMIENTOS PREVENTIVOS

Este consejo es especialmente útil si tienes una flotilla de vehículos, ya que puedes programar que todos reciban los mismos cuidados en el periodo: limpieza de motor e inyectores, revisión de filtros de aire, lavado de carrocería e interiores a profundidad, supervisión de los neumáticos, revisión de los niveles de aceite, entre otras.

Estas revisiones pueden ser simples, por parte de tu personal, pero también debes tener en cuenta programar las afinaciones con el mecánico para una revisión más profunda y el cambio de piezas que comienzan a deteriorarse. En un vehículo diésel, las afinaciones pueden tener que hacerse de dos a tres veces al año ya que, por la naturaleza del combustible, su trabajo es hasta tres veces más intenso que el de los motores a gasolina, ya que la ignición depende de la batería, trabajan a temperaturas muy elevadas y las juntas pueden desgastarse con mayor rapidez.

REVISA EL NIVEL DE ACEITE

Esta pequeña revisión puedes hacerla a diario, cada tercer día, o con tanta frecuencia como sea necesario ya que los motores diésel son muy sensibles a la falta de aceite, y si se presenta una pequeña fuga, o el nivel está aunque sea un poco bajo, el motor puede dañarse. Recuerda que se debe realizar con el motor en frío y sobre una superficie plana para tener resultados precisos.

mantenimiento de aceite de motor diesel

Si falta, puedes verter un poco de aceite, pero solo hasta donde se encuentre el nivel, ya que el exceso de lubricante también puede ser dañino para el motor. Y, si notas que se encuentra muy bajo, o que el aceite está contaminado, puedes hacer el cambio de aceite aunque aún no sea el tiempo programado.